Tacón y tactel

By in
Tacón y tactel

Imagen de Paradiso, de Mueveloreina.

Igual será por el Paradiso de Mueveloreina… sí, en parte, por una de las entrevistas que suscitó. Allá donde van, Karma y Joaco, defienden las singularidades de Benidorm como lo que son, únicas. Se confiesan admiradores de su cultura y esto llama tanto la atención al presentador que, medio avergonzado de su origen valenciano (al final concreta que es alicantino), confunde Wild Weekend y Funtastic Dracula Carnival en un intento de demostrar su conocimiento del lugar. No sé si le sorprendió más la relación Benidorm y Cultura o que una de las artistas de moda se enorgullezca de su origen valenciano.

Las modas vuelven

Es curiosa la moda. Cíclica, la definen. Lo que estuvo de moda un día y demodé al siguiente volverá el tercero. La moda resucita el Tactel® y lo convierte en el emblema reivindicativo de los 80, en la representación de la libertad de gusto y la apreciación de la diversidad. El máximo exponente de “Orgullo por lo que soy”.

El motivo por el que encubrir unos orígenes levantinos choca tanto con este concepto como intentar justificar que nunca se ha estado disfrutando en Benidorm, cuando sí se ha hecho. Parece que uno deba ocultar los gustos que no están a la moda, como las patillas de hacha y los polos Fred Perry que nuestro presentador luciera un día. Aún a riesgo que otro vuelva la moda que nos hizo sentir tan bien aquel día.

El motivo por el que encubrir unos orígenes levantinos choca tanto con este concepto como intentar justificar que nunca se ha estado disfrutando en Benidorm, cuando sí se ha hecho. Parece que uno deba ocultar los gustos que no están a la moda, como las patillas de hacha y los polos Fred Perry que nuestro presentador luciera un día. Aún a riesgo que otro vuelva la moda que nos hizo sentir tan bien aquel día.


Combinar tacón y Tactel® como expresión de libertad y buen gusto no es solo cosa de estrellas. Ponerse lo que les gusta cuando les apetece les define e identifica más allá de criterios establecidos. Punk, Pop, Grunge, Glam; todos estilos que empezaron rompiendo y acabaron normalizados… y ¿ahora qué? ¿Otra vez Kitsch?

Decía Errejón, en otra entrevista que compartía con Mueveloreina: “No menosprecies nunca la capacidad que tenemos de pegarnos tiros en los pies”. Debe ser algo intrínseco, esconder a la sociedad aquello que nos atrae poniendo etiquetas iconoclastas. En un país donde casi el 12% del PIB proviene del turismo sólo deberíamos hablar de las maravillas de cada destino, de sus singularidades; destacar de cada rincón lo bueno y animar al turista a acercarse a conocerlo.

Capital de la música en directo

Depilada (Rockstar Benidorm)
Depilada (Rockstar Benidorm)

Presumía Joaco, que no habrá ciudad en España en la que se encuentre tanta música en directo como en Benidorm, resaltando el aspecto cultural y social de la música. Por su parte, el periodista, aprovechó para juzgar la calidad de esta cultura. Me pregunto cuántos instrumentos toca o si quiere aprender a tocar alguno. Me pregunto si es la falta de curiosidad por descubrir, una constante en su vida. Aprender a mirar con la ventana de la mente abierta, percibir el lado bueno de las cosas. Quedarte sólo con aquello que te motiva.

Quizá, durante un tiempo se tildó al Tactel® de hortera porque, pasada la moda, acabó asociándose a colectivos en peligro de exclusión social. Acabó estando “mal visto” por aquellos que no repararon en que su destino estaba ligado a su principal cualidad. El Tactel® fue desarrollado por DuPont® (inventores del Neopreno®, el Nylon®, la Lycra®, el Plexiglás®, el Kevlar® o el Teflón®; entre otros) como material de extrema ligereza, suavidad transpirabilidad y resistencia. Siendo un 20% más ligero que el Nylon®, seca ocho veces más rápido y es tres veces más durable.

Lo eficiente permanece

Ahora, que el modelo sostenible y la eficacia de gestión y materiales vuelven a estar de moda; ahora, que sentirse único y diferente no implica ser socialmente excluyente; ahora, que se aprecia lo bueno por lo que es y no por lo que dicen que es; parece el momento de sacar a relucir los colores y reivindicar aquello que nos gusta, lo que nos hace excelentes.